Osvaldo Bossi: “No se preocupen por el reconocimiento, escribir es el único premio”

1. Dicen que muchas de las voces más destacadas de la nueva escena circularon por tus talleres y ciclos ¿Cómo te hace sentir esto?

Me da mucha felicidad, desde luego. El otro día fui a una lectura y tres de los cinco poetas que estaban leyendo habían pasado por mis talleres. Y todos muy buenos, muy sólidos en sus propuestas. El acompañar a otros poetas en su búsqueda poética es un placer para mí. Me hace pensar en mi propia búsqueda, que afortunadamente no se termina. Y me hace pensar que como maestro, al menos en este sentido, soy bastante bueno, ¿no?

2. De la pregunta anterior infiero que eres un escritor más accesible que otros que están en la escena literaria…¿Estoy en lo cierto?

No sé si soy accesible, pero si sé que no estoy encerrado en mi propio castillo poético. Estar al tanto de lo que se escribe, salirse un poco del ombligo, siempre es beneficioso.  Me hace sentir un poco joven también.

3. Ahora una pregunta más personal…tienes una biografía y bibliogafía extensas, se me hizo incluso difícil seleccionar poemas para esta entrevista. Entonces, pensé en dar vuelta la cuestión, invertir: ¿Tienes algo pendiente para publicar o escribir?

Estoy escribiendo mucho. Tengo tres libros de poesía abiertos, donde voy agregando cada tanto algún poema, y siento que aprendo todos los días algo nuevo, acerca de mí mismo, de mis posibilidades como escritor. Como si con el tiempo uno fuera adquiriendo una mayor libertad. Así que espero que los mejores libros estén por venir. Tengo pendiente, eso sí, un libro de notas sobre la poesía. Pero como no tengo ninguna formación académica, no termino de autorizarme. Sospecho que en algún momento esa tara se irá y me sentaré, en mi cocinita de fantasmas, a escribirlo.

4. ¿Tienes algún poema favorito/reciente que te gustaría compartir en esta entrevista?

Sí, tengo muchos poemas nuevos que me gustaría compartir. Pero si tuviera que elegir uno, me quedaría con este: El viejo bobo recuerda sus comienzos. Que es un poco una semblanza, entre triste y alegre, de mis comienzos. Lo escribí a partir de la experiencia de ver publicada mi poesía reunida el año pasado.

EL VIEJO BOBO SE ACUERDA DE SUS COMIENZOS (Osvaldo Bossi)

En una cocinita de ladrillos
sin revocar, sobre la mesa limpia
yo escribía mis versos

Hiciera frío o calor, lloviera
a cántaros o no lloviera nunca. Allí estaba.
Bajo una ventanita, donde la luz

en vez de entrar, salía. Viajaba
de un país a otro, de un cuerpo
a otro. Apenas 15 años y ya

no había forma de detenerme.
Escribía, escribía, sin ocupar toda la hoja.
Alegre y triste, viendo pasar

la noche, el día, sobre un espejo.
Aún puedo verme: mamá se acerca
y me dice que salga al patio, el

día está tan lindo. Y yo le digo
que más tarde, que después.
Y me vuelvo enseguida sobre las

palabras. En una cocinita de ladrillos
sin revocar y techo de cartón.
Hacía, me acuerdo, un agujero en la pared.

Por fuera, parecía a un prisionero
vietnamita, pero por dentro
las cosas eran diferentes. Andá

a encontrarme si podés. Sobre la mesa
esta el libro de versos que escribí
en esa cocinita, con mi mamá en el patio

barriendo las hojas. Año tras año.
Más solo que ninguno. O para
no quedarme solo. Vaya uno a saber.

Dicen que ahí estoy yo.

5. Leí en muchas de tus entrevistas mensajes muy inspiradores sobre las nuevas generaciones de poetas. Usando el mismo método que en la pregunta 3), ¿qué críticas te gustaría hacer sobre las nuevas generaciones de escritores?

Muy pocas críticas. Prefiero aprender y escucharlos. Creo que ellos traen una verdad, una mirada sobre el mundo, mejor que la nuestra, y mucho más enriquecedora. Pero si tuviera que decirles algo, les diría que no se preocupen por el reconocimiento. Que escribir es el único premio y la única felicidad.

6. Una pregunta existencial muy difícil de responder: ¿Quién es Osvaldo Bossi?

Alguien que, si no hubiera dado con la poesía, no estaría en este mundo o estaría perdido. La poesía no sólo como escritura, sino como una manera de estar y de pensar esta vida. Sin ella, no quiero imaginar lo que hubiera sido de mí. En cambio, cualquier penuria, gracias a la poesía, se vuelve dichosa.

7. Tienes unos versos muy bellos. Muchos me parecen muy descriptivos, casi al borde de caer en una narración, pero siendo innegablemente poéticos. Eso me parece un arte per se. Lograr ese equilibrio perfecto ¿Crees que esta observación tiene algo de verdad?

Seguro que sí. El gran desafío de la poesía, al menos para mí, es ir corriendo sus límites. Moverse en lo inseguro. Lo narrativo, que fue apareciendo cada vez más en mis poemas, creo que persigue eso. Ver lo poético donde supuestamente no lo hay o hay otra cosa. Como si la anécdota cumpliera todo el lugar de la metáfora. El mundo visible, inmediato, como un espacio de revelación.

8. Algún mensaje que te gustaría darle a otros escritores del resto del mundo desde la voz de la experiencia.

Ningún mensaje. No soy un profeta. Sólo recordarles que estar en el mundo es una experiencia extraordinaria. Que en lo posible, no se olviden de eso, y lo aprovechen. Que, como diría Hamlet, el resto es oscuridad. Silencio y oscuridad.

9. ¿Cómo pueden contactarte otros poetas interesados en tus talleres?

Pueden contactarme através de Facebook [/osvaldobossi]. Ahí subo poemas y charlo con los muchos amigos y amigas virtuales.

10. Un deseo internacional para compartir antes de irte:

Sean felices.

Osvaldo Bossi (1963, Buenos Aires) es poeta y narrador. Entre sus libros publicados se encuentran: Tres (Bajo la luna,1997), Fiel a una sombra (Siesta, 2001), El muchacho de los helados y otros poemas (Bajo la luna, 2006), Adoro (Bajo la luna, 2009), Esto no puede seguir así (Letras y Bibliotecas de Córdoba, 2010), Casa de viento, antología personal (Nudista, 2011), (Editorial Conejos, 2012), Como si yo fuera su novia (Editorial Mágicas Naranjas, 2013), entre otros. Colabora como crítico en distintos medios especializados. Organiza, junto con los chicos y chicas de su taller literario, el ciclo de lectura “El rayo verde”.