Nuestra Historia

Nuestra historia según nuestros lectores:
Mientras Narciso se admiraba, la ninfa Eco, cansada de ser un Eco, se trasfiguró en un haz de luz. Mutó la naturaleza propia del sonido en luminiscencia del lenguaje. La ninfa Eco viaja y cruza los multiversos de la palabra para contravenir y trascender los límites de la fugacidad itinerante del tiempo. La ninfa Eco, hoy retumba en luz hecha palabra, resuena en destellos de vocablos infinitos; se ha convertido en lenguaje de estrépito y reverberación de fuego escrito. Todos lo que siempre ha sido simple reverberación sónica, se ha convertido a través de la ninfa Eco en: luz, sombra, voz y locución, que irradia fragosa poesía. 
(Autor: Jesús Ambrosio C.)

Nuestra historia según nuestras plumas de escritores:

Se me ha encomendado la tarea —en realidad me la asigné yo misma— de contarles hoy a los lectores de esta columna, de esta revista, no lo que significó conocer a un escritor, sino lo que ha sido compartir en el último año el espacio de La Ninfa Eco con una pléyade de escritores talentosísimos, humanos de nuestro tiempo, creadores, artistas cuyas contribuciones van a leer las generaciones del futuro preguntándose cómo pudo ocurrir.

Nuestro lema reza: “Escritores de todo el mundo en un solo lugar”. ¿Qué quiere esto decir? Que estamos allí todos, en el Eco de una Ninfa que tiene universos por contar y cuyo silencio solo se escucha en el bosque cuando es necesario. Que estamos en la trinchera de la palabra, componiendo y reconociendo a los que componen. Haciendo del himno de poetizar la vida a través de la creación nuestra bandera, no de cuando nos reunimos, sino de todos los segundos del día.

Quisiera escribir durante un largo rato los muchos significados que La Ninfa me murmura a diario: cuando pienso en el poema que tradujo América desde algún lugar que mis ojos desconocen en el Chile de mi Sur; o en las secciones “Secretas de Cine” que dirige Henry, encargado de La Ninfa USA. Alguna vez me vi buscando las sombras de Miguel Hernández y el encuentro gozoso con Alejandro López Pomares, nuestro editor y poeta de Orihuela.

Aquí en la imaginación, donde La Ninfa viste sus galas verdes —vean el logo de Tuti—, he apreciado esa colección collage que esta misma artista que nos dio imagen renovada guarda en un aposento remoto de un barrio bonaerense. Siempre quiero escuchar los versos de los poetas y las poetas que desde Perú, el Reino Unido, Colombia, Ecuador, España, Brazil, Hungría, USA, México, el Sur americano, hacen de La Ninfa una era imaginaria —al estilo Lezama—, un espacio poético —como lo nombra Graciela Montes— donde la frontera indómita de la ficción quiebra sus ya inexistentes límites.

Y cuando digo los versos, hablo de Gisella, Sara, Lisa, Cleo, Laura, Malu, re-componiendo nuestros rompe-cabezas. Cuando menciono la poesía, lo hago con pudor, y escucho a Marce desde El galpón de los cuentos vivientes citar a aquellos célebres genios de la escritura, y a los que solo él y algunos iluminados conocen. Cuando pienso en literatura, regreso a la plática siempre interminable, suspendida, con Diego, editor y director de La Mascarada, otra valiosa publicación de nuestro tiempo que le está apostando a la posteridad del arte; la que nadie decide. Diego, que está aquí, que comparte conmigo esta caótica Ciudad de México desde la que escribo, dador de una amistad entrañable basada en los intersticios del cariño y de esa PALABRA que acá reverenciamos.

No sé si los he nombrado a todos; en todo caso, faltan los que antes estuvieron y ya no, porque La Ninfa es un espacio abierto y urgente, entrañable, donde nos damos a la tarea, también, de recordar. No importa si no los he nombrado a todos, porque todos nosotros nos reconocemos en la palabra Ninfa y en sus innombrables Ecos.

Por supuesto, me dejé para última a la gran Gaby, La Ninfa cometa, la mujer fantástica que ha hecho posible —respondo a la pregunta de los lectores— que desde muy arriesgadas esquinas del planeta nos hayamos unido en un espacio virtual y paralelo —Tal vez no me crean, pero este es un mundo paralelo. Para entrar solo necesitas una clave poética. Nosotros la sabremos recibir—…

Mi principal excusa para mover a Gaby hasta la hora del postre es que me gusta agasajarla y celebrarla, porque la quiero, y porque su labor en esta  UTOPÍA es imperiosa. Pero esta es una historia literaturizada, poetizada, de qué ha sido La Ninfa Eco en estos cuatro años desde que La Cometa, solita, se puso a urdir los primeros hilos;  así que ustedes perdonen que les diga la verdad: Gaby es una ninfa real —de las imaginarias— en un bosque de Oxford cazando amigos, limpiando con polvos divinos las alas de las mariposas y haciéndonos sentir a los 21 miembros de las tres regiones, que somos una legión de duendes ayudándola a encender cada noche las luciérnagas a los viajeros extraviados.
(Gabriela Guerra Rey. Nota completa aqui)

Nuestra historia según nuestros recuerdos:

La Ninfa Eco nació en el 2018 como un podcast. El podcast se llamó La Ninfa Eco Podcast (aún en vigencia) y el estudio estaba ubicado en la ciudad de Oxford (Reino Unido) donde residía su fundadora, productora y conductora, la poeta Gaby Sambuccetti (Argentina/UK). 

En ese entonces, la fundadora se vio influida por dos grupos a los que pertenecía, la organización llamada Oxford Writers’ House (Reino Unido) que buscaba integrar la comunidad de Oxford con la Universidad de Oxford, y una editorial y revista española con la que colaboraba en ese entonces que tenía sedes en distintas ciudades de Latinoamérica y España.

La Ninfa Eco nace como una evolución de esos proyectos, unificando conceptos de ambos y generando otros nuevos. La Ninfa Eco en la actualidad tiene un cuerpo que se dedica a la revista, al podcast, a sus cursos y talleres, a eventos y finalmente, como empresa.

Durante la primera temporada (2017/18) del podcast, el podcast contó con más de 60 invitados del Reino Unido, Latinoamérica, España, Estados Unidos y Canadá. Algunos de nuestros increíbles invitadxs fueron: Mariah Whelan (UK), Michelle Madsen (UK), Shane Neilson (Canadá), P. Scott Cunningham (U.S.), Sergio Andricaín (Cuba-U.S.), entre muchos, muchos otros!

En ese entonces, Alejandro López Pomares (Orihuela, España, 1983) se sumó al equipo escribiendo reseñas sobre el podcast, y más tarde, se convirtió en uno de los miembros fundadores de la revista junto con otros que mencionaremos más adelante.

La segunda temporada (2019/20) comenzó en Septiembre y tuvo escritores de distintos países de Europa, U.S., Latinoamérica, Canadá, Bangladés, Irán, entre otros. Entre ellos: T M Ahmed Kaysher (Bangladesh), Roberto Echavarren (Uruguay), Carlos Reyes Manzo (Chile), David Lee Morgan (Germany/US/UK), entre otros.

Durante este mismo año el equipo lanzó la revista de La Ninfa Eco por la cual pasaron escritores como: Osvaldo Bossi (Argentina), Cinthia Kriemler (Brasil), Nick Clare (UK), Francisco Javier Insa García (Espana), Juan José Rodinás (Ecuador) Katariina Vuorinen (Finlandia), Lucía Moscoso Rivera (Ecuador), entre muchos, muchos otros! Nuestro equipo internacional tiene escritores que residen en UK, España, Argentina, Chile, Perú, Colombia, Brasil y Ecuador. 

El proyecto comenzó así a desarrollarse y a dirigirse hacia nuevos horizontes, generando nuevas ideas creativas en relación a la promoción literaria y la escritura. Desde Junio del 2020, la revista se convirtió en una empresa, La Ninfa Eco Ltd., con sede central en Oxford. 

En la actualidad contamos con un equipo de 21 escritores, artistas y editores de Estados Unidos, Latinoamérica, Europa y el Reino Unido. Para conocerlos, puedes ver sus bios en este enlace.