En el nadir: Raquel Jaduszliwer. Por Gerald Mac Burney

1.Henry Miller nos dice “la música es la escritura de los dioses en la pizarra”. Si tuvieras que elegir 7 canciones para un viaje: ¿Cuáles serían?

Remember O thou man, cántico inglés del siglo XVII
500 miles interpretada por Joan Baez
Ramo verde, tradicional, interpretado por Joaquín Díaz
El cant dels aucells, canción tradicional catalana, interpretada por Joan Baez
Como tú, poema de León Felipe, música e interpretación por Paco Ibañez
Pra não dizer que não falei das flores de Geraldo Vandré, con su interpretación
Scarborough Fair, canción tradicional inglesa, interpretada por Boris y Garfunkel.

2. Ese libro, ese film, ese cuadro…
Ay, qué difícil, ¿sólo uno de cada? Bueno, entonces…
Para el libro, adopto un criterio algo sesgado, ya que me cuesta decidir: Los pasos perdidos, de Alejo Carpentier, lo elijo por la dedicatoria que me pusieron al regalármelo: “…como un arco perfecto incapaz de cerrarse aquí y ahora”. Y aclaro, fue el primer regalo que me hizo el que iba a ser después mi marido.
Casanova, de Fellini. Fabulación inagotable acerca del amor, el goce, el deseo y sus vicisitudes, la temática es sólo la condición de posibilidad para una experiencia de deslumbramiento absoluto. Se la puede ver innumerables veces porque es inagotable.
De Odilon Redon: Ojos cerrados.

3. Una herida, una tristeza infinita.

Prefiero no remover heridas, especialmente porque la que me surge como respuesta es muy reciente.

4. Un recuerdo de niñez.

¿Puedo responder con un poema? Allá va:

Era infante la tarde
desde arriba
los techos se veían de tal modo
que el universo entero se ofrecía
desde las ramas altas
hasta el núcleo más vivo cavado en el azul

y todo lo que veía
todo era ondulación

mirador encantado
¿qué es lo que se agolpaba en la hondura intangible?

ah, la vida fluyendo y su primera conciencia

corazón puesto en marcha
huidizo reflejo del tesoro extraviado.

de Ángel de la enunciación, Editorial Barnacle, 2020.

5. ¿Qué te estremece?
La revelación en sus especies de verdad, de belleza, de terribilidad.

6. ¿Cómo habitar el vértigo?
Repitiendo como un mantra: todo fluye, todo fluye, todo fluye…

7. Ese momento de felicidad.
El que se aguarda.

8. El nacimiento de un poema.
Una idea, una frase, algo que surge en un momento de sustracción del mundo, en atención flotante y con los ojos capturados por algo. En un segundo momento, frente a la computadora y casi siempre con música, la escritura, a mano alzada. Y después vendrán sucesivas rescrituras, dejando un separador de tiempo entre una y otra. Hasta que llega el momento en que el poema avisa que ya está. Y ya está.

9. Un milagro.
¿Por qué hay algo y no más bien nada? ¿Por qué hay Ser y no más bien La Nada?

10. ¿Alguna imagen que quieras agregar a ‘El Aleph’ de Jorge Luis Borges?
Todas las imágenes percibidas por el resto de la humanidad al momento en que el Aleph se le revelaba a Borges.

11. ¿Un próximo proyecto?
Presentar en otoño un poemario recién editado por Barnacle, Ángel de la enunciación. Y seguir organizando los textos de un próximo libro.

Raquel Jaduszliwer nació hace ya mucho tiempo, en una lejana galaxia… en realidad, no tanto y fue en San Fernando, pcia. de Buenos Aires, cerca de Tigre. Su infancia fue rica en amor, libertad de pensamiento; muchos libros, música; un patio y árboles para trepar. Los finales de la niñez fueron atravesados por la muerte de su madre. Se recibió de psicóloga a los 23 años, se puso de novia, se casó y tuvo dos hijos. Enviudó hace cinco años. Escribió de chiquita y algo más en la adolescencia. Se dedica a la clínica desde que se recibió. Hace unos ocho años decidió retomar la escritura. Desde el 2012 publicó seis poemarios y una novela corta: Los panes y los peces, La noche con su lámpara, Persistencia de lo imposible, Las razones del tiempo, En el bosque, Ángel de la enunciación y La venganza del clan de las banderas de acero.