Franco Rivero: “No creo más en la poesía. Me da cierto endiosamiento de la cosa”

  1. ¿Qué estás escribiendo en la actualidad? ¿A qué apunta tu horizonte creativo?

Tengo un par de proyectos en poemas. Sigo rondando la cuestión del ritmo, es decir, lo opuesto a la idea de paisaje. Para mí no hay paisaje, hay ritmo. Indago ahí, busco, estoy tratando de encontrar una singularidad. También estoy intentando con narrativa, en la misma línea. Por algún lado algo aparecerá, por ahora insisto.

2. ¿Qué estás leyendo?

Estoy releyendo no sólo leyendo; Circe Maia, José Watanabe y Alicia Genovese. Creo que en la relectura se acomodan los melones, hay distancia y claridad que sólo viene con la distancia, son poetas que me hacen escribir y eso significa que me da ganas de responderles, hacer del poema una respuesta. No estoy releyendo al azar, o porque sí, sino que son lecturas en las que hallé una singularidad, algún concepto con el que estuve de acuerdo o en desacuerdo y, en ambos casos, mi actitud fue y sigue siendo la de respuesta.

3. ¿Cuál fue el libro/autor que decidió a escribir?

No hubo libros, hubo música, la música del pueblo y también historias, muchas historias porque a la gente de acá le sobra anécdotas y, (yo no lo entendía así antes pero me daba cuenta de que algo había ahí que me generaba como un encantamiento) creo la anécdota es en el fondo un poema o repite algo de su gesto, al menos.

4. ¿Qué autor o libro no hay que dejar de leer?

Circe Maia.

5. ¿Qué es, en tu vida, el acto de escribir, qué lugar y tiempo ocupan?

No creo más en la poesía. Me da cierto endiosamiento de la cosa. Puedo decir que estoy, la mayor parte del tiempo, en un gesto permanente de escucha, de atención; y que anoto siempre (en el celular anoto mucho), y escribo con eso. La mayoría de mis últimos textos se gestaron completos en el anotador del celular porque estuve alerta y porque el celular es lo que más a mano tengo. No ando con un anotador, se me hace impostado, casi que no sé más lo que es escribir a mano.

pulso

la armonía es escuchar que un grillo
no se superpone a un sapo
ni a una rana
y uno entiende
sin dificultad
sapo
rana
grillo

yo
que no tengo armonía
algo que hago siempre
es acostarme de noche
boca arriba en la ruta

casi nadie pasa aquí
pero no hay silencio

y sobra vía láctea
acostado así

entonces mi corazón
late pequeño entre todo
y soy un anfibio
un insecto más
que entona
por instinto

mi soledad me vuelve afín
me pone en la misma dirección
que el campo

pulso del mundo
suena tan bien
lato tan bien de anfibio
o de insecto
en el mundo

Franco Rivero (Argentina, 1981). Poeta, asesor editorial (Editorial Deacá, Villa Mercedes, San Luis), coordinador de clínicas y talleres de obras. Publicó Situación  desbridamiento, Ananga Ranga, 2010; vos ahora voz, 2014 y su reedición revisada, en 2018; ambos por Editorial Deacá; nudo de agua en el viento, Madreagua Ediciones, 2016; ud no viaja asegurado (2° Premio 2014 del FNA), 2016; y disminuya la velocidad (1° Premio Poesía 2017 del FNA), 2018, títulos también publicados en Deacá, lo mismo que la reedición de este último en 2019. Su poema ver el cielo, inédito, obtuvo el primer premio del Concurso Internacional organizado por las empresas españolas Zenda Libros e Iberdrola denominado #poesíaenÍnstagram.
Obras suyas fueron incluidas en publicaciones nacionales e internacionales.
Junto con Maia Navas ideó y coordina el proyecto de seminario-taller interdisciplinar de arte denominado "Poéticas Expandidas", declarado de Interés Cultural por el Instituto de Cultura de Corrientes, Resolusión N° 0865
Profesor en Lengua y Literatura (UNNE), Licenciado en Letras (UNNE) y Doctorado en Semiótica (UNC)