Ganadores del Concurso de Poesía “Tu experiencia con la Pandemia” organizado por UNC Sigma Delta PI CAPÍTULO PI ZETA y La Ninfa Eco (USA)

Introducción del Prof. Enrique Bernales Albites

En esta selección de poemas ganadores, los estudiantes del programa de español al nivel subgraduado y graduado de University of Northern Colorado nos mostraron a través de la belleza de la palabra poética la capacidad de integrar humanidad y conocimiento, sensibilidad y sanación. Los seres humanos desde los primeros tiempos han encontrado en la palabra poética un árbol, una brisa, una caricia que respira el lenguaje de nuestros ancestros, el lenguaje de una humanidad exploradora, valiente y aventurera. Dice Octavio Paz que el poeta cuando escribe o canta actualiza la herencia de una lengua, que en la poesía nos recuerda la intensidad de la experiencia humana hecha verso, rito, caricia del ser y el sentir. Los autores de los poemas son Samantha Trevizo, Amy Chitkoksoong, Nathan Reich, Ana Jaime y Amelia Gardner. Desde La Ninfa Eco (USA) y UNC Sigma Delta Pi Capítulo Pi Zeta les damos gracias y los felicitamos por perseverar en la práctica de la palabra poética, vacuna del espíritu humano desde tiempos inmemorables. Asimismo, invitamos a nuestros lectores y seguidores a leer estos hermosos trabajos.


“Reframing the Loneliness” by Amy Chitkoksoong

Encuadrar la Soledad Reframing the Loneliness
Mi mente era como mi dormitorio
Y había estado atrapada en eso durante tanto tiempo.
Mi única compañía fueron las palabras silenciosas
Preguntando dónde salió todo mal.
 
Como un depredador, el tiempo se deslizó hacia adelante
Pero yo era una estatua, inmóvil.
El mundo había cambiado, pero yo no.
En el espejo me miré con desaprobación.
 
Desaprobé lo que podría haber hecho pero no lo hice.
Preciosas horas desperdiciadas mirando un techo vacío.
La vida no es más que un patrón aburrido.
Una pintura, monocromática y poco atractiva.
 
Estaba sola,
Pero me di esta soledad
Porque había escondido mi corazón,
Al estante más alto y oscuro
 
Aun así, este estante me dio tiempo para reflexionar
Para leer las páginas de mi historia hasta ahora.
Ahora, miro hacia atrás para ver en qué me había enfocado,
cuáles eran los nombres de las personas que amo y quiénes son.
 
A pesar del dolor, las dificultades y todas las lágrimas,
Me considero afortunada.
Aunque las nubes de lluvia habían bloqueado mi visión,
El amor brillaba más que el sol.
 
Tengo la suerte de tener gente que me quiere.
Tener gente a la que pueda amar.
Gente que seca mis lágrimas
Y me levantan.
 
No aparecen de la nada,
Porque siempre han estado aquí.
Me tomó mucho tiempo pero ahora me doy cuenta
Ese dolor no desaparece simplemente.
 
Nada se va por completo,
Pero el dolor se puede compensar con algo más.
Si llenamos nuestros corazones de alegría,
Podemos sonreír y agradecer lo que agradecemos.
 
Mi mente era como mi dormitorio,
Una jaula sin donde huir.
Pero ahora viendo las manos extendidas hacia mí,
Encontré la llave para ser libre.
My mind was like my room,
And I had been trapped in it for so long.
My only company were silent words
Asking where it all went wrong.
 
Like a predator, time crept forward,
But I was a statue, unmoving.
The world had changed, but I had not.
In the mirror I looked, disapproving.
 
Disapproving of what I could have done but didn’t.
Precious hours wasted staring at an empty ceiling.
Life none but a boring pattern.
A painting, monochrome and unappealing.
 
I was lonely,
Yet this loneliness was what I had brought upon myself,
For I had tuck my heart away
To the highest and darkest shelf.
 
Even so, this shelf gave me time to reflect,
To read the pages of my story thus far.
Now, I look back to see what I had highlighted,
Which were names of loved ones and who they are.
 
Despite the pain, the hardship, and all the tears,
I consider myself a lucky one.
Though rain clouds had blocked my vision,
Love shone brighter than the sun.
 
I am lucky to have people who love me.
To have people I can love.
They wipe my tears away,
And pull me up and above.
 
They didn’t appear out of thin air,
For they had always been here.
It took me long, but now I realize
That pain doesn’t just disappear.
 
Nothing completely goes away,
But pain can be outbalanced but something more.
If we fill our hearts with happiness,
We can smile and thank what we are grateful for.
 
My mind was like my room,
A cage with no where to flee.
But now seeing the hands outstretched towards me,
I found the key to be let free.


“Deaf” BY Samantha Trevizo

SordaDeaf

Ya pasó un año… escuché por ahí,
Y pareciera una vida entera
A todo lo que viví
Le dedico mi sordera
 
Y es que hacerme sorda fue la opción
Cuando solo malas noticias había
Cuando mi corazón tenía la esperanza
De que esto acabaría
 
A mis padres no pude ver
Pues mi viaje varias veces pospuse
Algunos dijeron es falta de querer
Yo no permito que eso me ofusque
 
La sordera me permitió
escuchar más adentro
Y saber que mi corazón
tendría algo resuelto
 
Cuando todo se caía
Y la calma no llegaba
Yo ya tenía dentro de mí
La paz muy bien anclada
 
Y es que comprendí muy pronto
De qué estaba hecha,
Pues, aunque parezca tonto
Amor al prójimo es lo que me representa
 
Seguir las normas no me costaba
Y juzgar yo evitaba
Pero cuando la mala noticia agobiaba
Mi sordera se activaba
 
No dejé que el miedo destrozara
Lo que tantos años han formado
No dejé que me alcanzara
Y mi corazón se mantuvo calmado
 
It’s been a year… I heard somewhere,
And it seems like a lifetime.
To all that I’ve lived
I dedicate my deafness.
 
And it was my choice to become deaf
When there was only bad news
When my heart had hope
That this would end.
 
I couldn’t see my parents
For I postponed my trip several times
Some said it’s lack of love
I don’t let that obfuscate me.
 
Deafness allowed me
To listen deeper
And know that my heart
would have something resolved.
 
When everything was falling down
And calm didn’t come
I already had inside me
Peace very well anchored.
 
And I understood very soon
What I was made of,
For, as silly as it may seem
Love for my neighbor is what represents me.
 
Following the rules didn’t cost me
And judging I avoided
But when the bad news overwhelmed
My deafness would kick in.
 
Don’t let fear destroy
What so many years have formed
I didn’t let it overtake me
And my heart kept calm.

“Turtles” by Nathan Reich

TortugasTurtles
Durante esta pandemia aprendí cómo es ser tortuga.
Metía mi cabeza y patas adentro de mi pequeña casa
Y sólo salía para comer y beber
Aislado, pero no sólo
Bien protegido del mundo peligroso
Pero tan apartado de todo lo conocido.
Fui una tortuga;
Fue una tortura.
 
Durante esta pandemia todos fuimos como tortugas:
Fuertes de corazón.
Duras de caparazón.
Sin apuro
En apuros.
Humanos convertidos en tortugas.
La tortura.
 
After being a turtle for so long, I’m shell-shocked.
It has been so long…
I long to go back to normal
But I also long for the long quarantine
Spending time with my wife and son
Maybe being a turtle isn’t so bad.
 
Al final, tal vez me gustó ser tortuga.
Sin preocupación del mundo externo
En mi caparazón con mi familia
Caliente y protegidos del frío invierno
Adentro, cielo en tierra
Y afuera, tierra en infierno
 
Tal vez ser tortuga no es tortura.
Es ser libre …
Libre en mi caparazón
Mi prisión.
Libre al menos en mi corazón.
Es un lujo que muchas otras tortugas no tienen.
Cautivos tanto en sus caparazones como en sus corazones.
 
Para ellos, sí es tortura.
Para mi …
Simplemente
Soy
Una
Tortuga.

 
During this pandemic, I learned what it’s like to be a turtle.
I would stick my head and my legs inside little house
And I would only go out to eat and drink.
Isolated, but not alone.
Protected from the dangerous world,
But so far away from everything known.
I was a turtle;
It was torture.
 
During this pandemic, we all became like turtles:
Strong of heart
Hard of shell
No hurry
Much worry.
Humans turned into turtles.
The torture.
 
In the end, though, just maybe, I like being a turtle
No fear of the outside world
In my shell with my family
Warm and protected from the cold winter.
Inside, heaven on earth;
Outside, earth gone to hell.
 
 
 
Maybe being a turtle isn’t torture.
It’s being free…
Free in my shell
My cell
Free at least in my heart.
It’s a luxury that many other turtles don’t have
Captives in their hearts just as much as in their shells.
 
For them, it is torture.
For me …
I
Simply
Am
A
Turtle

 

Cuando El Mundo Se Detuvo de Amelia Gardner

Cuando el mundo se detuvo
Cuando el mundo se detuvo
Regresé a la casa de mi Abuela
Me vi obligado a mirarme al espejo 
Aprendí que soy un cuidador
Aprendí a servir por medio del amor de Dios
Tuve que soltar la ira en mi corazón antes que me comiera. 
 
Cuando el mundo se detuvo
Tuve tiempo de aprender los cosas más importantes
Grité a Dios muchas veces
que no sabía cómo curarme del trauma
Pero aprendí
 
Cuando el mundo se detuvo
Aprendí a recoger mis lágrimas
para regar mis flores

“Fresquito” de Ana Jaime

Fresquito
Fresquito. Lento, respira con ganas. Suave. Llena los pulmones.
Fresquito. Llora y no olvides limpiar las lágrimas. Ríe y suelta la carcajada sin apuros.
Canta al tope. Que los vecinos te escuchen. Baila. Que los fantasmas disfruten de tu espectáculo. 
 
La realidad corrupta y la ficción virtuosa lucharon ardientemente la batalla.
Fresquito. Maligno nació entonces, y con este el miedo y los tontos incrédulos.  
Parece una de las tantas historias que decidió cobrar vida y escapar de su estante.
Fresquito. Real e inesperado. No se esperaba el caos y desasosiego por venir.
 
Fresquito. Respira, como si fuera tu último suspiro.
Respira, como si no hubiera un mañana. 
Fresquito. Libertad tan deseada. Bienestar tan lejano.
 
Se extraña la presencia y cercanía de las almas,
Corazón añora ser espectador de su felicidad y constante extrañeza.
Melodioso silencio. Lo arrulla cuando quiere explotar.
 
Fresquito. Un respiro de felicidad evasiva. 
Onditas de calor, por las sonrisas que ya no están. 
La corona se las ha llevado, las ha ocultado.
Corazón ya no quiere latir. Extraña el fresquito de las olitas de calor.
Las palabras parecen flotar porque no se ve su principio ni final. 
Las sonrisas se enmascararon. Pasan desapercibidas. 
Fresquito. Las sonrisas ya no se hablan. Permanecen detrás de sus máscaras.
 
Hay corazón. Añoras ser espectador de las vidas. No puedes ver más a la gente sonreír y desbordar felicidad. No puedes ver sus expresiones al hablar. Sus palabras empiezan y terminan en una danza fantasma que nadie parece notar. No hay convivencia aparente. Los actos de unos a otros son cada vez menos y tú sobrevives de ellos. 
 
Pobre corazón. Soledad se apodera de ti y te sacude con fuerza. De vez en cuando, llama a Madame Depresión y Madame Ansiedad, que vienen gustosas a su encuentro, como las malvadas hermanastras que son. 
Fresquito, pareces extinguirte con el paso de los días. Día uno es igual a día trescientos sesenta y cinco. Pobre corazón, siempre a la espera de fresquito que se muestra esquivo a tu necesidad.
 
Maligno nos oprime las ganas de seguir, nos atemoriza y nos hace llorar por las noches. 
Fresquito. Malévolo llega a ser lindo como corderito y dulce como panecito.
Fresquito, Maligno nos recordó lo que se puede perder. Una enseñanza que vale mil sonrisas. 
Coronita nos enseñó que la doctrina del amor se recuerda y aprende con la ausencia. 
Fresquito, recuerda que el tiempo es valioso entre los corazones latientes y vividos. 
 
Fresquito. Las estaciones llegan de visita pero se van sin dar su anticipada función por la carencia de audiencia. Solo queda el sentimiento de la cruel incertidumbre y soledad ensordecedora que corazoncito carga desde que Malévolo se impuso al orbe azulado.   
Fresquito. Las tardes se rejuvenecieron y volcaron los latidos pero los corazones siguen encerrados. El sentimiento no es más que limbo. Agujero feroz que traga todo a su paso.
 
Malévolo nos prohibió el fresquito, y lo reforzó con escudos misericordiosos. Salvan y privan a su vez. Las mascarillas limitantes y opresoras nos regalan la vida y nos privan del fresquito.
Fresquito. El corazón te anhela y te llama como el polen a la abeja.
Y cómo la vida a la muerte. Ambos polos opuestos se atraen y existen el uno para el otro.  
Fresquito, te extraña el latiente corazón verde. 
 
Fresquito. Parece que los corazones se detienen.
Poco a poco se marchitan. La falta de calorcito les tumbó las hojitas.
El calorcito ya no alumbra sus caritas, porque bajo un escudo esconden sus sonrisas.
 
Fresquito. Querido corazón, llegó el tiempo de renacer. Date cuenta corazón. 
Sé, que te gusta ser espectador, en vez de participante en las conversaciones.
Fresquito. Alivio repentino. La ansiedad social no te controla del todo corazón.
 
Fresquito, dices que la vida sigue y tienes razón.
Respira. La nueva vida promete ser alucinante pero llena de dolor.
Fresquito. Los corazones están aprendiendo a vivir la vida a color.
 
Aire fresco, armonía melodiosa de la mañana.
Fresquito el corazón te anhela fervientemente. 
Así es el anhelo de este corazón por la vida.
 
Fresquito, ¿vas a volver pronto? Se te espera ansiosamente. 
La memoria empieza a fallar, y te empiezo a olvidar. 
Vuelve pronto. Los amaneceres parecen anocheceres sin tu presencia.
Fresquito, te espera un corazón latiente y deseoso de vida.
 

The End

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here