Claudia Posadas: “CHRISTINE DE PIZAN FUE LA PRIMERA MUJER EN TENER UN ESPACIO PERSONAL PARA DEDICARSE A ESCRIBIR”

Una de las temáticas fundamentales en tus estudios e investigaciones es la poesía mística. ¿Cómo se inicia este proceso?
Es un proceso y un camino. Es algo intrínseco, un llamado desde lo espiritual. Desde niña me gustaron siempre los castillos, los laberintos, y más adelante, fui conociendo obras que me inspiraron, como la pintura de Remedios Varos y la escritura de Angelina Muñiz-Huberman, quien me descubrió que el símbolo del castillo interior lo había usado Teresa de Ávila como imagen de la ciudad donde habita Dios. Dicho Castillo está conformado por siete murallas que tiene que atravesar el creyente para llegar a Él. También me atraía mucho el ícono del ángel, en un sentido más profundo de lo que se mostraba en la época (en películas o en la cultura popular, en general).

Empecé a estudiar mucho el camino del espíritu, y en el año 2011 publiqué Liber Scivias, que toma su significado del latín y se traduce como “el libro del conocimiento de los caminos “. Demoré 12 años en escribir este libro y fue para mí un proceso del alma, un descubrimiento que fui viviendo y percibiendo. Parte de la idea de Liber Scivias es llegar a la ciudad de oro. El libro se compone de tres capítulos: Vía Purgativa, Vía Iluminativa y Vía Unitiva, que son las vías místicas del cristianismo, que se desarrollan mediante el recorrido de un camino. La vía purgativa coincide con la incertidumbre y la soledad. Son las pulsiones. Luego, todos los duelos, el odio, la angustia, la sombra, pues, se van matizando a través de la templanza cuando el caminante se va iluminando al tener vestigios de lo sagrado. Eso se da en la vía iluminativa. Y, finalmente, logra la unión con lo sagrado, con Dios, a un nivel simbólico.

Mi búsqueda es intrínseca, está en todo lo que escribí y en todo lo que estoy escribiendo ahora en poesía.  Siempre desde una perspectiva humana, con mucho respeto hacia las religiones, pero sin ningún dogma. Busco el contacto con la Fuente Primordial, con el Universo Infinito.

Libro Liber Scivias

¿Qué nos podrías comentar sobre el impacto que ha marcado en ti el discurso de figuras como Christine De Pizan y otras mujeres que han sido precursoras del feminismo, como Simone de Beauvoir o Virginia Woolf?
Actualmente me encuentro muy sumergida en el estudio sobre mujeres en la Literatura, la Filosofía, el Arte, la Teología y las Ciencias, quienes abrieron un camino para las mujeres de hoy, a pesar de las circunstancias que vivieron que fueron totalmente adversas en el desarrollo personal de la mujer. Ellas fueron muy valientes y tuvieron un pensamiento adelantado a su época. Hablo, por ejemplo, de Kassia, la primera compositora, que vivió en el período bizantino y fue duramente perseguida; de Margarite de Porette, una mística muy avanzada del siglo XIV, perteneciente a la corriente de las Beguinas, quien debido a su pensamiento fue quemada viva por la inquisición, junto con su libro “El espejo de las almas simples”. Sin embargo, se lograron salvar algunas copias, y gracias a eso podemos conocer su hermoso tratado. Otra mística fue la monja alemana del siglo XII, Hildegarda de Bingen, compositora, sanadora y botánica, además de contemplativa, ya que tenía visiones místicas, que transcribió en diversos tratados; asimismo, abrió monasterios femeninos para proteger a sus hermanas de los embates del patriarcado sacerdotal. Siempre fue vigilada por la inquisición, pero logró salir indemne porque era una mujer sumamente inteligente. También debo mencionar a Hipatia de Alejandría, la primera mujer filósofa y matemática de la Historia. Ella era pagana y fue asesinada, víctima de la religión ortodoxa de Alejandría y sus patriarcas, mediante una turba que la despellejó con conchas de mar, porque se negó a traicionar sus conocimientos para convertirse al cristianismo.

Christine de Pisan

Así llegamos a Christine De Pizan [1], que vivió entre los siglos XIV y XV, nació en Italia, pero luego se trasladó junto a su familia a Francia, donde su padre aceptó el cargo de astrónomo y físico del rey Carlos V. De Pizan, se casó muy joven y a los 25 años de edad ya tenía tres hijos. Desgraciadamente, quedó viuda y huérfana porque  también murió su padre; entonces fue despojada de todos sus bienes y herencias por el sistema de la época que no permitía que una mujer heredase ni administrase propiedades y/o dinero. Fue así como decidió mantener a su familia siendo una escritora profesional. Cuando empezó a ser más conocida logró recibir el apoyo de muchos nobles medievales, especialmente del rey Carlos VI y su esposa la reina Isabela de Baviera. De esta manera Christine De Pizan fue la primera mujer en tener un espacio personal para dedicarse a escribir, al que llamó “Estude”, que puede ser considerado el antecedente del Cuarto Propio de Virginia Woolf. Fue desde ese lugar que levantó su pluma para defender a las mujeres y abrir nuevos espacios, tal como lo reconoce Simone de Beauvoir en “El segundo sexo”. Su obra “La ciudad de las damas” habla de una ciudad sagrada donde llegan a vivir mujeres valiosas de distintas épocas, del pasado y del presente, para proteger su legado y su ser. 

‘CHRISTINE DE PIZAN FUE LA PRIMERA MUJER EN TENER UN ESPACIO PERSONAL PARA DEDICARSE A ESCRIBIR, AL QUE LLAMÓ “ESTUDE”, QUE PUEDE SER CONSIDERADO EL ANTECEDENTE DEL CUARTO PROPIO DE VIRGINIA WOOLF. FUE DESDE ESE LUGAR QUE LEVANTÓ SU PLUMA PARA DEFENDER A LAS MUJERES Y ABRIR NUEVOS ESPACIOS, TAL COMO LO RECONOCE SIMONE DE BEAUVOIR EN “EL SEGUNDO SEXO”’

Para mí es muy importante estudiar estas figuras, porque demuestra que el ser femenino no tiene límites ni fronteras y no podemos ser acotadas por el patriarcado.  En esta lucha,  muchas mujeres abrieron caminos a través de sus obras, e incluso a costa de sus propias vidas, como en el caso de Margaritte de Porette, Juana de Arco, por cierto, contemporánea de Christine, e Hipatia de Alejandría. 

Uno de los países con el que has contraído grandes relaciones literarias es Chile. ¿Qué experiencias podrías destacar de este país y tu cercanía con su poesía?
He estado en Chile dos veces. En 2008, tuve una estancia de seis meses, debido a una residencia artística que obtuve con el apoyo del Gobierno de México y el Gobierno de Chile, a través de sus respectivos Consejos de Cultura. Luego, en 2016, fui seleccionada como parte de la delegación oficial de escritores que representaron a México como país invitado de honor en la Feria Internacional del Libro de Santiago (FILSA), pero mi conexión con Chile empieza mucho antes. Ya en la década de los ’90 había entrevistado a Francisco Coloane, Roberto Bolaño, Raúl Zurita y Gonzalo Rojas, al mismo tiempo que estudiaba la obra de Teillier, Gabriela Mistral y María Luisa Bombal. Cuando realicé mi primera visita formal a Chile, la visión de los poetas sobre la Dictadura fue fundamental, la conversación con ellos frente a la cordillera y el paisaje chileno del sur me hizo comprender el sentir profundo de este país. Desde entonces Chile es un país de mi corazón y considero que su poesía es una de las más importantes de América Latina. Pienso en Carmen Berenguer, que me ha brindado muchas enseñanzas a nivel de conciencia y estético, o en la obra de Diamela Eltit. 

“Ya en la década de los ’90 había entrevistado a Francisco Coloane, Roberto Bolaño, Raúl Zurita y Gonzalo Rojas, al mismo tiempo que estudiaba la obra de Teillier, Gabriela Mistral y María Luisa Bombal”


¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?
Estoy avanzando en mis investigaciones sobre mujeres antiguas y tengo diversos trabajos por publicar. El primero de ellos es la antología de la poeta Carmen Berenguer, cuya selección y prólogo es de mi autoría, se titula: “Carmen Berenguer. Plaza tomada. Poesía (1983 – 2020)” y próximamente será editada por la Universidad Autónoma de Nuevo León, CETYS Universidad y Púlsar Comunicación. Otro proyecto en el que estoy trabajando se trata de una serie de ensayos y entrevistas a autores hispanoamericanos fundamentales, como Raúl Zurita, William Ospina, Jorge Eduardo Eielson, Olga Orozco, Rafael Cadenas y José Saramago, entre otros. 

“Éste es un tiempo muy oscuro que implica un atentado profundo de Lesa Humanidad contra nosotros, que no nos deja vivir, trabajar, tener familia o disfrutar del mundo. Es algo que me desazona totalmente, pero intento acercarme al pensamiento de estas mujeres antiguas que anteriormente he mencionado, quienes ya atravesaron limitaciones de todo tipo, incluso pestes. Aquí encuentro mi fortaleza.”

¿De qué forma te has enfrentado a esta pandemia?
Éste es un tiempo muy oscuro, que implica un atentado profundo de Lesa Humanidad contra nosotros, que no nos deja vivir, trabajar, tener familia o disfrutar del mundo. Es algo que me desazona totalmente, pero intento acercarme al pensamiento de estas mujeres antiguas que anteriormente he mencionado, quienes ya atravesaron limitaciones de todo tipo, incluso pestes. Aquí encuentro mi fortaleza. Siempre la voluntad nos permitirá sortear y resolver nuevas realidades. Hoy, a pesar de las nuevas tecnologías y del avance de una civilización secular, a partir de esta situación encontramos los fundamentos del espíritu humano más fuertes y más luminosos, y ésta es mi esperanza. 


Nota: [1] “Christine de Pizan (1365-1430): L´ Épître d´ Othéa à Hector, c. 1410-1412/ Paris/ 368 x 285 mm/ Folio 4 recto. Londres, British Library, Harley Ms. 4431.”


Claudia Posadas (México, 1970). Poeta, ensayista y periodista cultural. Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte, Fonca-Conaculta, 2011 y 2016. De la misma instancia ha sido becaria en el Programa de Intercambio de Residencias Artísticas para Chile (2008), en Jóvenes Creadores en Poesía (2000 y 2005), y en el Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales con una investigación sobre literatura iberoamericana contemporánea (2002). Ha publicado La memoria blanca de los muros (poesía, 1997) y Liber Scivias (2010), Premio Internacional de Poesía Jaime Sabines 2009, reeditado por la UNAM en 2016.

Poemas suyos han sido incluidos en antologías de orden iberoamericano como El atanor encendido. Antología de Cábala, alquimia, gnosticismo (UNAM, 2019); Bajo la estrella, el viento. Mujeres poetas de las dos orillas (Huerga y Fierro editores, España, 2016); Antología General de la Poesía Mexicana (Océano, 2014), Vientos del Siglo. Poetas Mexicanos 1950- 1982 (UNAM, 2012) y Antología de Poesía Contemporánea México y Colombia (Embajada de México en Colombia y Cangrejo Editores, 2011).

Entrevistas suyas con escritores iberoamericanos de primer orden y ensayos sobre el tema han sido publicados en diversos libros en México y América Latina como Jorge Eduardo Eielson. Ceremonia comentada. Textos sobre arte, estética y cultura 1946–2005 (Lima, Perú, 2010), Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances. Rafael Cadenas (México, 2009), Signos vitales. Escritos sobre literatura, artes y política. Diamela Eltit (Santiago de Chile, 2008), y Ningún lugar sagrado, de Rodrigo Rey Rosa (Guatemala, 2006).